contact us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

         

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Mi tiempo

Cuando perdonas te amas por encima de cualquier cosa

manuelita otero

067M15_HUM.JPG

¿En qué piensas cuando escuchas la palabra “perdón”? ¿Piensas en alguna situación difícil de tu vida o en alguna persona que de pronto te ha herido profundamente?  A veces creemos que el perdón es para situaciones significativas y complicadas; sin embargo, nuestra vida se compone de instantes en el día a día y el perdón debe ser también parte de ellos.

¿Puedes imaginar la paz que tendrías si practicaras el perdón durante todo el día? El perdón está relacionado con dejar ir y hay muchas cosas que suceden diariamente que pueden estar robando tu tiempo, tu energía y tu paz porque te estás aferrando a ellas. Estas cosas puede que sean pequeñas, incluso “banales”, si las miramos en contexto. Por ejemplo, en las carreras de la mañana quemas tus tostadas y permites que ese momento defina el tono del resto del día porque es algo que de pronto te da rabia o, de pronto, estás manejando y alguien se te atraviesa y de repente se te daña el genio. Si analizamos todos los instantes en los que permitimos que algunas situaciones -pequeñas o grandes- nos roben la paz y la alegría, encontraríamos muchos momentos que podrían ser mejores si dejamos ir sentimientos negativos y perdonamos tanto a otros como a nosotros mismos.

Es difícil practicar el perdón porque este está profundamente relacionado con lo que cada persona considera justo. Muchas veces pensamos que si perdonamos estamos siendo pasivos y “débiles” y la verdad, es que no hay  nada débil en el perdón. Por el contrario, perdonar requiere fortaleza, autocontrol, carácter y sabiduría. Lo realmente importante es tener en cuenta que hay una gran diferencia entre perdonar y permitir que otros nos ofendan o hagan daño continuamente. Podemos perdonar a alguien que nos ha tratado mal, pero no tenemos que tener necesariamente de nuevo a esa persona en nuestras vidas para que nos continúe hiriendo. Perdonar es hacer algo difícil en el presente para poder tener paz y un mejor futuro. Es hacer lo correcto por otros, pero especialmente por nosotros mismos porque cuando perdonamos somos libres.

Perdonar no es fácil, puede que sea una de las cosas más difíciles que hagas y lo más probable es que sea un proceso lento en el que sientes que das un paso adelante y tres atrás, pero cada paso vale la pena. Cuando perdonas te amas por encima de todo lo demás – por encima de las emociones tóxicas, por encima de lo que la gente piensa o dice y por encima de la negatividad – y eso te hará  sentir más liviana y feliz.

Por Manuelita