contact us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

         

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

A trabajar se dijo

¿Tu trabajo se siente como un campo de batalla?

manuelita otero

¿Alguna vez alguien en el trabajo te ha tratado injustamente? De pronto alguien se quedó con los  créditos de algo que tú hiciste o, de pronto, alguien no aceptó la responsabilidad por algún error que cometió y te tocó a ti de alguna manera responder. Es posible que tus compañeros de trabajo ni siquiera se den cuenta de lo que hacen y de cómo hacen sentir a los demás o, peor aún, hacen muchas cosas poco correctas a propósito buscando únicamente poder avanzar en sus carreras sin importar por encima de quien tengan que pasar.

El lugar de trabajo puede ser difícil y a veces se puede sentir como un campo de batalla porque pasamos mucho tiempo en nuestras “oficinas” con las mismas personas bajo situaciones estresantes, así que no debe sorprendernos que el perdón sea muy necesario en el trabajo.

El perdón bajo cualquier situación es difícil, pero es más complicado cuando no hay sentimientos de arrepentimiento o de culpa por parte de la persona que cometió el error. Para poder perdonar a quien nos hiere, es bueno recordar que perdonamos es por nosotros mismos pues aferrarnos a ofensas del pasado se nos convierte en una carga demasiada pesada. Perdonar a alguien que no parece merecerlo es algo que solo puede lograrse una vez decidimos que no necesitamos escuchar de esa persona un “lo siento”. Es normal querer que esa persona sienta mucho de nuestro dolor y de nuestra rabia porque queremos justicia, pero a veces eso no es posible y aún así debemos perdonar.

¿Qué puedes hacer cuando no encuentras esa “justicia” que imaginas, pero igual quieres perdonar por tu propio bien?

Escucha y habla: Si es posible, trata de encontrar una forma de aclarar la situación. Un ambiente positivo en el trabajo siempre es bueno.

Déjalo ir: A veces hay personas que ven solo lo que quieren ver y escuchan solo lo que quieren escuchar y así, una conversación no termina en nada útil. Cuando esto suceda reconócelo y simplemente déjalo ir.

Aprende de la situación: Una cosa es dejar ir una situación y otra es dejar que suceda otra vez.  Perdonar es dejar ir una ofensa, pero no es un tiquete gratis para que la gente se aproveche de ti. Puedes aprender de cada situación, de cómo evitarla y así, lo más probable, es que la próxima vez no suceda lo mismo.

Perdonar requiere valentía y auto control, eso te hace una persona más fuerte cada vez que  practicas el perdón. A veces hay situaciones que no tienen mayor sentido, pero la satisfacción de hacer lo correcto -porque te interesa cómo te afecta y no porque te importe mucho quién te esté mirando- no tiene precio.

Por Manuelita